Una catedral de sal dentro de una mina

catedral de sal

¿Te imaginas una catedral en una mina de sal? Aunque se lea algo fantasioso, si que existe, y se encuentra en Zipaquira, el cual es un municipio que se encuentra a 2 horas de Bogota, la capital de Colombia.

180 metros bajo tierra, en una montaña de roca salina se encuentra la catedral, como si de un cuento de hadas se tratara. Escondida entre túneles y pasadizos, puedes encontrarla. Uno de sus mayores atractivos es que en ella puedes ver todo tipo de esculturas hechas en sal, ademas de la combinación luminosa que le da ese toque irreal a este bello sitio.

catedral estatua

Antes de ingresar a la mina, podemos encontrar un sendero ecológico, con arboles típicos de la región, ademas de una plazoleta principal con un monumento a los mineros y por si fuera poco un laberinto que dará diversión a los más pequeños.

¿Como llego a la catedral de sal de Zipaquira?

Nuestra base central es Bogota, así que para llegar a Zipaquira desde allí, la forma más sencilla es tomar Transmilenio hasta el portal del Norte y cuando te encuentres allí, tomar un bus inter-municipal que diga Zipaquira. al llegar al terminal de transportes de Zipaquira, podemos encontrar avisos y señalización que nos permitirá encontrar a pocas calles la entrada a esta Maravilla.

Información de algunos precios y horarios

  • Intermunicipal Bogota-Zipaquira desde el portal Norte: 5400 COP
  • Intermunicipal Bogota-Zipaquira desde el terminal de transportes: 9000 COP
  • Ir en el tren de la sabana: 7000 COP
  • (El recorrido incluye una banda papayera. El tren lleva un coche cafetería).

  • El precio de la entrada es: 30.000 COP para adultos y para niños 22.000 COP
  • El precio de la entrada para extranjeros es: 50.000 COP para adultos y para niños 40.000 COP
  • La catedral esta abierta: de Domingo a Domingo: 9:00 am a 5:40 pm

Actividades y Atracciones

Durante la caminata, mientras tienes la oportunidad de escuchar la historia de la construcción de este ostentoso lugar, puedes vivir la experiencia de ser minero, pues al inicio del recorrido puedes solicitar a los guías que te den un casco amarillo, que no solo te hará sentir más seguro, si no que le da un toque más personal a la experiencia.

mientras realizas las caminatas, dentro de la mina, te toparas con otros atractivos como son la ruta del minero (para los mas intrépidos y aventureros), la cual consta de pasadizos super angostos (Flashback: de como casí no logro encontrar la salida de uno de ellos (ha, tiempos aquellos :D)) y lugares para explorar a rienda suelta (bueno con libertad pero sin perderse de la vista del guía).

En principio se comienza desde un pasillo oscuro, y por instinto deseas prender la luz de tu casco, pero ojo que debemos ahorrar batería (o así lo hacían los mineros). Luego de atravesar varios senderos, llegaras a una zona de trabajo y podrás lucir ante las chicas (para los muchachos), pues los guías te ofrecen herramientas como lo son las picas y la experiencia de usarla para extraer un poco de nuestro mineral favorito.

Sin embargo aquí no terminan las vistas espectaculares (Dignas de una selfie) y las actividades que puedes hacer pues, si completas el recorrido que tarda aproximadamente una hora, te toparas con la atracción principal la cual es el salón mayor de la catedral, en donde principalmente veras una enorme cruz, reflectada entre luces moradas y azules. Pero un momento ¿como tallaron ese enorme monumento en forma de cruz? pues ¿te cuento un secreto?, las luces producen este efecto visual. Sí así como lo lees. ¿sorprendente no?

cruz de la catedral de sal de zipaquira

Dentro de la mina, en una de las cámaras puedes encontrar un espejo natural, producto de los sedimentos dejados por la sal en el fondo. (Lo notaras porque se refleja perfectamente la silueta del techo y de quienes lo estén observando)

poco mas para llegar a la salida de la sala principal de la catedral, puedes encontrar un pasillo, en donde tienes dos opciones, una es ingresar al museo de la esmeralda (que por cierto Colombia es bastante famoso por ellas), o ir a la zona de souvenirs, perfectos para tus amigos y familiares. allí podrás encontrar desde pequeñas estatuillas hechas en sal (sí, he dicho sal muchas veces), hasta deliciosos chocolates con forma de pica y sombrero de minero.

Si te decidiste por la opción del museo, seguro encontraras bellas figurillas, talladas en esmeraldas, aquí te muestro mi favorita.

y por si fuera poco para cerrar con broche de oro, alrededor de cada hora, hay un show de luces temático en honor, a nuestra flora y fauna.

En resumidas cuentas, si quieres una escapada para un fin de semana, te recomiendo visites la catedral de sal y conozcas todos los misterios que nos trae la madre tierra.

Entonces, ¿te le mides a conocer la catedral de sal de Zipaquira?

¡Nos vemos en la próxima entrada! 😀

Deja un comentario